Aspectos Clave de la Aviación Comercial y la Aviación Privada

El sector aeronáutico en América Latina es muy prometedor.

Recientemente, señalé que el futuro del sector aeronáutico en América Latina es muy prometedor, sobre todo para la Aviación Privada – a pesar de los desafíos económicos y políticos – y que la región experimentará un gran crecimiento a mediano y largo plazo. Se estima que la demanda de tráfico aéreo crecerá a un ritmo sostenido del 5,6% anual, por lo que las aerolíneas de la región tendrán que duplicar – o incluso triplicar – sus flotas de aviones para hacer frente a la creciente demanda, en particular en los mercados intrarregional y doméstico.

En efecto, según los mayores fabricantes de aeronaves del mundo – Boeing, Bombardier, Airbus y Embraer – las órdenes de compra más grandes provienen de compañías latinoamericanas. Por tales motivos, las compañías con mayor solidez financiera de Norteamérica, Europa y Asia proyectan realizar inversiones masivas en la industria aeronáutica de la región. Sus planes incluyen el establecimiento de alianzas con las aerolíneas más grandes para incrementar el número de aeronaves y destinos. Airbus y Boeing, por ejemplo, planean colocar unas 3.050 nuevas aeronaves en América Latina y el Caribe durante los próximos veinte años, lo que tendrá un costo estimado de $ 350 millardos (de hecho, la región va a necesitar, al menos, 2.500  nuevas aeronaves de un pasillo).

Si bien las aerolíneas comerciales parecen ser las únicas que se beneficiarán de esta expansión, la verdad es que los brókeres aéreos y proveedores de servicios aéreos privados también se encuentran en una posición única para afrontar con éxito el impresionante crecimiento que se proyecta para América Latina y el Caribe. Viendo el camino que hemos recorrido hasta la fecha, considero que la aviación privada también aprovechará  al máximo las grandes oportunidades que depara el futuro y jugará un rol esencial en la transformación de la región en un “hub” clave de la aviación mundial.  Cada vez más y más viajeros optan por las innumerables ventajas que les garantizan nuestros servicios exclusivos. De hecho, según datos aportados por AMSTAT – líder mundial en inteligencia de mercado especializada en transacciones de aeronaves – en América Latina se encuentran la segunda y tercera flota de aviones privados más grandes del continente, con la flota de México (de unas 988 aeronaves) sobrepasando recientemente a la de Brasil (782 aeronaves), para ubicarse en segundo lugar después de Estados Unidos.

Las cifras de AMSTAT revelan que en el primer semestre de 2017 se han ejecutado 454 transacciones de jets privados, de las cuales 132 tuvieron lugar en Brasil. Cabe destacar que la economía brasilera ha sufrido severas contracciones en los últimos años, y el Real se ha devaluado un 41% con respecto al dólar estadounidense. No obstante, AMSTAT estima que este poderoso centro financiero de Suramérica sigue ofreciendo grandes oportunidades para la aviación privada, en particular para los propietarios brasileros que deseen vender aeronaves en el mercado internacional. Teniendo en cuenta los significativos impuestos con los que el Estado ha gravado la importación de aeronaves – hasta un 20% – es seguro que la mayoría de esas 132 transacciones son ventas de jets a clientes del exterior (los propietarios brasileros que logran vender sus aeronaves en dólares a compradores extranjeros pueden compensar el pago de altos impuestos debido a la devaluación de la moneda). México, en cambio, ha ejecutado 106 transacciones, que en su mayoría consisten en la compra de aeronaves importadas. Chile, por su parte, he realizado importantes inversiones en la modernización de su infraestructura (principalmente aeropuertos, pistas e instalaciones de mantenimiento). Venezuela y Argentina han realizado 29 y 19 transacciones, respectivamente.

Aunque algunas economías de la región se encuentran en recesión, la aviación privada de América Latina y el Caribe permanece sólida y favorable al crecimiento. Las proyecciones a largo plazo siguen siendo muy optimistas, pero nuestro éxito se determinará en los próximos años. Nuestro primer gran reto consiste en modernizar la infraestructura de la región (aeropuertos, terminales, pistas, instalaciones de mantenimiento, hangares) para cumplir con los estándares norteamericanos de calidad y eficiencia. Por tales motivos, en South American Jets apuntamos a la expansión y las inversiones masivas. Tras 24 años operando como empresa líder del sector aeronáutico, hemos consolidado nuestras unidades de negocios en una sólida estructura financiera. Igualmente, hemos establecido alianzas estratégicas con los mayores fabricantes de aeronaves, compradores y agentes de ventas confiables.En otras palabras, South American Jets está en una posición privilegiada dentro de la industria para garantizar a nuestros clientes un socio que les ayude a realizar las transacciones y negocios que mejor se ajusten a sus intereses.

Max Brog

CEO

South American Jets