El Futuro de la Aviación en América Latina

“La década del 2000 se convirtió en la época de mayor expansión y modernización de las flotas en la Aviación en América Latina”

Con 24 años operando como compañía pionera de la Aviación comercial en América Latina, en South American Jets nos sentimos complacidos con la evolución del sector a lo largo de dos décadas en la búsqueda de la innovación y la excelencia.

Cuando contemplo en retrospectiva la ruta seguida en la región hasta la fecha, así como las proyecciones a futuro, observo que hay tres grandes fases en el desarrollo del sector de la Aviación. La primera, que corresponde a la década de los ochenta, se caracterizó por el control gubernamental sobre la mayoría de las aerolíneas que operaban entonces. Estas compañías aéreas estatales contaban con flotas precarias y obsoletas, por lo que se encontraban en desventaja en un mercado dominado por aerolíneas extranjeras.

La segunda fase cubre la década de los noventa, cuando las aerolíneas pasan al sector privado y se inicia la modernización de las flotas. En efecto, la edad promedio de los aviones era de más de 20 años, pasando a 15 años hacia finales de siglo. En este sentido, la asociación de TACA (ahora parte de Avianca), LAN y TAM (ahora Latam Airlines Group) para adquirir de forma conjunta 90 aviones Airbus en 1998 constituyó un hito que marcó el inicio de un gran crecimiento.

Finalmente, la década del 2000 se convirtió en la época de mayor expansión y modernización de las flotas, junto al surgimiento de aerolíneas de bajo costo como Azul, de Brasil o Viva Colombia. Por ejemplo, tan sólo Latam y Copa Airlines lograron triplicar el número de aviones (alrededor de 600 aeronaves) y destinos. De este modo, las alianzas estratégicas y fusiones engendraron grupos de aerolíneas de gran alcance y con un enorme poder de compra. Asimismo, la edad promedio de las aeronaves operativas sigue disminuyendo considerablemente, pasando de más de 15 años a menos de 10 años desde 2005. Por consiguiente, América Latina y el Caribe cuenta ahora con una flota más joven que la media mundial.

¿Qué nos depara el futuro? Bueno, todos los analistas y los informes publicados por los mayores fabricantes (Boeing, Airbus, Embraer, Bombardier) coinciden en que el futuro de la industria del transporte aéreo en América Latina es prometedor. Si bien algunos países se encuentran en recesión, ello no impide que la demanda del tráfico aéreo siga creciendo a una tasa de más del 5% anual (por encima de la media mundial). Por tales motivos, la región tendrá que duplicar o triplicar su flota en los próximos 20 años para cubrir la alta demanda, especialmente en los mercados intrarregional y doméstico.

Asimismo, se estima que para 2034 nueve de las 91 megaciudades de la  Aviación (ciudades con más de 10.000 pasajeros de distancia internacional a diario) estarán en América Latina. A las dos existentes en la actualidad, Sao Paulo y Buenos Aires -donde South American Jets tiene su base- se sumarán Santiago de Chile, Ciudad de México, Cancún, Ciudad de Panamá, Bogotá, Río de Janeiro y Lima. En definitiva, estas consideraciones corroboran que  la atracción de la industria por la región no es un fenómeno reciente y pasajero, sino que es producto de un largo, arduo y fructífero recorrido en el que nos hemos convertido en protagonistas.

Max Brog

CEO;

South American Jets