En South American Jets Participo junto a la NASA

South American Jets junto a la NASA

 

Hace unas semanas la Administración Nacional de Aeronáutica y Espacio (NASA) lanzó con éxito el tercer globo de superpresión (SPB), equipado con espectrómetro y generador de imágenes Compton.

Dicho globo fue lanzado desde el aeropuerto de Wanaka, Nueva Zelanda. El globo -del tamaño de un campo de fútbol- completó su vuelo el sábado 06 de mayo, después de 12 días, 4 horas y 34 minutos en el aire, el cual estuvo bajo control computarizado desde la Columbia Scientific Balloon Facility en Palestine, Texas.

Este experimento se llevó a cabo con la finalidad de detectar los rayos cósmicos de energía muy elevada proveniente más allá de nuestra galaxia, que al penetrar la atmósfera terrestre interactúan con las moléculas de nitrógeno de nuestro aire y producen una luz ultravioleta fluorescente.

Por lo tanto, desde grandes alturas el espectrómetro permite observar amplias franjas de la atmósfera, precisamente en las zonas en las que se puede detectar la fluorescencia ultravioleta de los rayos cósmicos del espacio profundo.

En South American Jets nos produce gran satisfacción haber participado junto a la NASA en la búsqueda de las partículas cósmicas más energéticas jamás observadas, puesto que el éxito de esta serie de experimentos constituye un paso importante en las investigaciones sobre la creación de agujeros negros y nuevos elementos en la galaxia.

Cabe destacar que la preparación y ejecución de nuestras labores requirió arduo trabajo y el personal más calificado. En efecto, nuestros servicios incluyeron el envío de una aeronave Cessna 421 Eagle con destino al aeropuerto de Wanaka, donde se instalaron una serie de luces de calibración y equipo de apoyo, y se sometieron a prueba las operaciones en tierra.

Posteriormente realizamos un vuelo de prueba con la aeronave que operaría las luces de calibración -para ello la NASA coordinó la trayectoria con nuestros pilotos- practicando las maniobras que se ejecutarían durante la misión.

Seguidamente cuando las condiciones meteorológicas fueron favorables, se lanzó el globo a las 10:50am del martes 25 de abril desde Wanaka. Tan pronto se confirmó la trayectoria del globo hacia el este, nuestra aeronave debía despegar en dirección a las Islas Chatham para reposicionarse y esperar el paso del globo.

Una vez que el globo se encontrara en la longitud de las Islas Chatham, el avión despegaría nuevamente para ubicarse justo debajo del globo y disparar las luces de calibración, atravesando el campo de visión del telescopio en tierra.

Desafortunadamente, durante la noche del tercer día el globo sufrió una considerable pérdida de altura. En efecto, voló a través de una tormenta fría, cuyas bajas temperaturas suelen producir variaciones de elevación, en particular por las noches.

Al día siguiente  se represurizó y volvió a 33,2 km de altitud. “El globo está diseñado para flotar a una altitud estable a pesar de los cambios de temperatura del ciclo de día y noche”, dijo Debbie Fairbrother, jefa de la Oficina del Programa de Globos de la NASA. “Aunque las tormentas de frío afectan la altura, es evidente que el globo ya no se comporta como se diseñó, y los datos sugieren que presenta una fuga. Es un desafortunado imprevisto en nuestro vuelo de prueba, pero hemos obtenido datos importantes de esta misión que se emplearán en vuelos futuros”.

En realidad, luego de 9 meses de trabajo, nos sentimos orgullosos de brindar nuestro apoyo al programa de globos de superpresión de la NASA, puesto que nos ha permitido demostrar nuestra experiencia y dedicación a la hora de llevar a cabo las labores más arduas y extensas. Sin lugar a dudas, nos atraen los proyectos de gran envergadura -la investigación científica los plantea todo el tiempo- porque contamos con la capacidad y voluntad para cumplir con las más altas exigencias.

Max Brog

CEO

South American Jets, LLC.