¿Está en tus planes visitar la Antártida?

Podría ser el viaje de tu vida

Pisar el continente blanco y sentirte parte de un muy reducido número de personas que han estado allí, es un privilegio que muy pocos pueden tener. Es el único continente sin asentamientos humanos permanentes. Solo viven allí representantes de expediciones científicas.

La Antártida o Antártica, como le dicen los chilenos, es el llamado sexto continente, el más austral de la tierra. Se trata de un continente deshabitado, con una población móvil de equipos de científicos y militares de diferentes países.

Un aproximado de 4.000 personas lo habitan en verano y unas 1.000 en invierno. El continente más cercano es América.

La Antártida ha sido reclamada por varios países. Por fortuna para la humanidad, su gestión está a cargo de un consejo conformado por representantes de varias naciones que velan por su integridad natural.

Increíble paraje natural, patrimonio de la humanidad

La Antártida ha sido premiada con magníficos paisajes. Sus aguas, cuando están en calma, lucen como espejos que reflejan, a la perfección, la majestuosidad de sus glaciares.

Los atardeceres son diferentes. Es que todo es diferente. Es paradójicamente, el desierto más extenso de la tierra.

El tiempo transcurre de manera diferente. El movimiento del sol ya no es buena referencia. Las barreras de nieve pueden permanecer iguales por centenares de años, o cambiar en cuestión de segundos.

La forma de la Antártida es casi circular, se ubica en el polo sur. En invierno las aguas se hielan y el continente duplica su tamaño. Por encima del hielo solo sobresalen las grandes montañas.

Tiene el clima más frio de la tierra porque recibe menos cantidad de sol al año que el resto del planeta. Allí está contenida el 90% del agua dulce del planeta y el 84% del hielo.

El verdadero silencio se impone en este enigmático lugar. Un silencio que sólo es interrumpido por el canto de los pingüinos.

Su vegetación está compuesta exclusivamente por musgos, líquenes y algas. Su fauna es baja en diversidad, pero grande en exuberancia.

Puedes observar especies de animales exóticos. Algunos de ellos son los pingüinos, los elefantes marinos o las focas leopardo.

Un centro de investigación bajo cero

La Antártida comenzó a ser visitada con exclusivos propósitos de exploración. Las primeras expediciones que intentaron visitarla no tuvieron mucha suerte. Muchas vidas costaron poder visitarla y explorarla.

Seguramente de la pasión que despierta ante lo desconocido, nació el interés por estudiarla. En la Antártida se han instalado varios centros de investigación. 

Los estudios se desarrollan con diferentes propósitos: ambientales, biológicos, climatológicos, geológicos, marinos y espaciales. Actualmente existen numerosas bases científicas a lo largo del continente.

En algunas de ellas, habitan familias enteras. Poseen escuelas, iglesias y lo necesario para la vida bajo esas condiciones polares. Estas familias están emparentadas con investigadores.

El país con más bases permanentes y de verano es Argentina. Tiene 12 en total y cuentan con la base más antigua de la Antártida.

Rusia tiene la base Vostok, la más cercana al polo magnético. Francia e Italia operan conjuntamente en el mismo paralelo, para gestionar la Base Concordia.

Otros países que poseen bases antárticas son Alemania, España, Australia, Rusia, Suráfrica, India, Reino Unido y Corea del Sur, entre otros.

Todo lo que se realice en la Antártida está regulado por el Tratado Äntártico, protocolizado en 1959 en Washington DC. La gestión está en manos de países que forman parte de los miembros consultivos. Por consenso, ellos son los que definen el futuro de la región.

La política es de cooperación. En ese lugar, la nacionalidad no es criterio fundamental para establecer las bases de la convivencia. Una verdadera excepción a la geopolítica mundial.

Servicios turísticos

En la antigüedad costó muchas vidas llegar a la Antártida en las expediciones, hoy en día es posible y accesible para muchos.

En los últimos años, se ha despertado el interés por visitarla con fines turísticos. Vivir la experiencia polar en el Antártico se ha convertido en un foco de interés. 

Los servicios turísticos ya tienen ofertas atractivas. La mayoría de las operadoras tienen variados servicios de apoyo al turista.

Estas operadoras ofrecen paquetes completos, que incluyen servicios de traslado hasta la ciudad de embarque, hospedaje en tierra firme, el servicio de traslado vía navegación a la península Antártida y el recorrido en expediciones por diferentes islas. Durante el período noviembre-enero, están disponibles los trayectos en cruceros.

¿Quiénes se interesan por el clima polar con las más bajas temperaturas en el mundo?

Según la Asociación Internacional de Operadores Turísticos en la Antártida conocida por sus siglas como IAATO, en el período 2015-2016, 30.904 personas viajaron como turistas a la Antártida. De ellos, 126 eran españoles, 591 provenían se América Latina. Se registraron 159 argentinos, 93 mexicanos 88 chilenos. ¿Te animarías a formar parte de estas estadísticas?

Distracciones en la Antártida

Visitar al continente blanco, solo por pisar su suelo, solo por contemplar sus paisajes, ya es una buena motivación. La distracción más popular consiste en hacer rutas de navegación por sus islas acompañados de guías excepcionales.

Entre los visitantes, además de los tradicionales exploradores e investigadores, ahora se suman: amantes de la nieve, aficionados a los deportes de invierno como el snowboard extrem, el esquí alpino, los trekking en montañas, la navegación entre iceberg, entre otros.

En la Antártida hay servicios de distracción nocturna. Uno de ellos, muy emblemático, es el Faraday Pub. Allí, las chicas pueden tener barra libre si dejan su sujetador. Lo curioso de este lugar de diversión es que los visitantes son atendidos por científicos climatólogos, meteorólogos y otros expertos. No es fácil imaginar esa mezcla entre la ciencia y la diversión.

¿Cómo llegar a la Antártida?

En principio, debes garantizar tu ruta hacia la ciudad desde donde planees embarcar hacia la península Antártida. En esta ruta hay una amplia oferta de vuelos comerciales o, para turistas más exigentes, jets privados. Solo un 1% de los visitantes pertenecen a este exclusivo grupo de turistas.

Una vez en la ciudad continental de partida, la opción de transporte marítima es la más popular. Ushuaia, en Argentina, es el punto de partida más popular. Desde ahí hay cruceros disponibles para trasladarte hacia la península antártica.

La opción de traslado vía crucero la tienes también disponible desde Chile, específicamente desde Punta Arena. Algunos turistas viajan desde Nueva Zelanda, por el Mar de Ross; o desde Suráfrica, desde Cape Town o Puerto Elizabeth.

En la Antártida no hay puerto, por lo que descender a tierra ya es una aventura. Lo que suelen hacer es una transferencia desde los cruceros, a barcos pequeños y lanchas.

Las unidades son realmente cruceros de lujo. Desde Ushuaia puedes adquirir boletos de último minuto que se abren con un mes de anticipación.

Las tarifas más económicas en camarote de 4 personas se aproximan a los 4.000 USD para viajes de 10 días. Las habitaciones pueden ser privadas o compartidas. Los viajeros más exigentes llegan en jets privados y escogen camarotes individuales. Para los más aventureros, existen opciones de traslado en veleros. En este caso, las exigencias son sencillas: solo tienes que tener nervios de acero y una voluntad inquebrantable de experimentar los máximos de adrenalina.

Las recomendaciones de las agencias especializadas en la Antártida sugieren seleccionar cruceros que estén afiliados a la IAATO[1] y que tengan al menos dos salidas cada día.

Siempre se corre el riesgo de que la embarcación no logre llegar al destino debido a la inestabilidad en el tiempo y deba regresar. En ocasiones, los pasajeros son cambiados a unidades más pequeñas que puedan navegar por la densa helada.

Los aventureros encontrarán allí alternativas para hacer Kayaking, camping, alpinismo, esquí. Lo contrastante de esta apasionante aventura. Es que, en todas las embarcaciones o sitios de diversión, seguramente serás atendido por científicos, historiadores o expertos en diferentes disciplinas del conocimiento dispuestos a responder a todas tus preguntas, que seguro no serán pocas.

Si sales de la ciudad chilena de Punta Arenas, puedes hacer una visita de solo un día si decides trasladarte en avión privado. Puedes decidir pernoctar, con un costo que oscila entre 3.000 y 5.000 USD.

Existe una opción más económica, pero no tan cómoda como los vuelos privados. Consiste en viajar en sobrevuelos a bajas alturas. Puedes tomar fotografías y llevarte una idea bastante aceptable del lugar. Esta alternativa está valorada, en promedio, entre 1.000 y 2.000 euros. Durante la ruta, si tu embarcación se encuentra con otra embarcación que se traslada en sentido opuesto, podrás ser testigo de un curioso ritual.  Cuando se encuentran los barcos hermanos, las embarcaciones dan una vuelta para que todos los tripulantes puedan saludarse.

Para ingresar a la Antártida no necesitas visado. El territorio no pertenece a ningún país en particular. Solo se requiere recibir permisos de navegación y cumplir los requisitos que exija el país de salida, desde el cual iniciarás tu aventura.

Al llegar, besar el suelo de la Antártida es un ritual tradicional. Simboliza una acción en homenaje a la fabulosa experiencia. Te acercas al punto de desembarque y el olor de las pingonearas te dan la bienvenida.

Algunas Islas de interés

En la ruta hacia la península y en tus días de exploración, tendrás oportunidad de conocer algunas de sus islas. Algunas de estas islas se componen de restos de lava y conos de ceniza volcánica.

Todas las islas ubicadas por debajo de los 65 grados de latitud, forman parte de la Antártida. El frío y el viento incesante son sus características más resaltantes. Son unas 13 islas en total, de tamaños y formas varias.

Una de ellas es la Isla Paulet. De Paulet destaca su población de 200.000 pingüinos. Allí podrás conocer la Cabaña de Isla Paulet. Esta cabaña fue construida por sobrevivientes de un naufragio ocurrido en 1903. La Isla Danco es un templo, un espacio de silencio. Se trata de un sitio paradisíaco. Rodeado de glaciares. Allí se hallaba una base del Reino Unido.

10 cosas que puedes hacer en la Antártida

Cuando piensas en visitar la Antártida, seguro te preguntas qué puedes hacer en este helado continente. Te compartimos algunas sugerencias que muestra la web para que tu viaje sea de máximo provecho.

  1. Hay un ritual de llegada. Besar el suelo simboliza un homenaje a uno de los espacios más espectaculares del planeta y a la bendición de haber recibido el privilegio de visitarlo.
  2. Observar los majestuosos icebergs en la zona oriental de la península es una actividad imperdible.  Si esperas pacientemente, es posible que puedas presenciar la formación de un nuevo iceberg que surge del choque entre placas o por desprendimiento.
  3. Puedes visitar algunas de las islas con mayor diversidad de fauna exótica. La posibilidad de ver de cerca a pingüinos, focas y otras especies, es única y difícilmente repetible.
  4. Si practicas algún deporte de nieve, en la Antártida puedes realizarlas.  YA sea que te encante el kayak, el alpinismo, el esquí, o simplemente, tu niño interior sea feliz en paseos de motos de nieve o jugando raquetas.
  5. Una experiencia cargada de adrenalina es navegar por el Canal Lemaire. Este canal está rodeado de Iceberg a la deriva.
  6. Observar a los pingüinos es otra de las actividades imperdibles. Con la orientación de los guías, puedes llegar a diferenciarlos por sexo y a comprender sus hábitos de vida.
  7. Visitar la Cabaña de Sackleton puede ser una aventura para muchos curiosos de la historia y de la ciencia. Esta infraestructura permanece casi intacta a como era hace casi un siglo, disponible para que los visitantes puedan trasladarse imaginariamente a lo que ocurrió en aquella expedición.
  8. De las actividades más emocionantes, está el avistamiento. Es posible que se dejen ver durante sus rutas de migración y que estés allí para observarlas.
  9. Visitar el Museo Antártico, construido por los británicos durante la II Guerra Mundial.
  10. Recibir conocimiento especializado y profesional de guías, navegantes y todas las personas que te brinden acompañamiento en tu estancia.

2 recomendaciones que debes considerar

Si atracones, no puedes comer en tierra de la Antártida

Con el noble propósito de resguardar al máximo el ambiente en la Antártida, una de las recomendaciones de la IAATO es no ingerir alimentos, ni usar toallines ni otros elementos que, lanzados al suelo intencional o accidentalmente, puedan generar un impacto ambiental negativo.

Puedes tomar la opción de dormir en tiendas, algunas operadoras disponen de ese servicio. Pero debes entender que las comidas las harás sobre el barco, nunca en el suelo.

Cuidados que debes tener al visitar la Antártida

Debes tener un equipo de seguridad adecuado para la ruta. El equipo de supervivencia recomendado contiene barritas energéticas, tiendas, abrigos, ropa térmica y guantes.

Para disminuir el impacto al ambiente, debes limpiar tus botas y equipo antes de bajar a tierra Antártica y antes de irte.

Alojamiento

En una ubicación específica se encuentra la base antártica. En ella hay disponibles habitaciones para su uso permanente o temporal, exclusivamente con fines científicos.

En la Argentina, antes del zarpe, tienes disponibles opciones de hospedaje. Una de ellas es el Hotel la Antártida Argentina, el Club House Hotel Villa Carlos Paz, entre otros ubicados cerca del puerto.

En estas instalaciones tendrás disponible servicio de internet, wifi y habitaciones muy bien dotadas con todos los servicios. En estos espacios tienes también disponibles servicios corporativos: sala de reuniones, centro de negocios.

En las rutas, como ya has leído en este artículo, tienes disponible tu hospedaje en camarotes de lujo. Puedes optar por una noche de camping en tiendas que tendrán disponibles las operadoras.

Viajar a la Antártida es una opción de lujo

En este artículo pudiste conocer por qué viajar a la Antártida es una posibilidad para privilegiados. Con variadas opciones de traslado, el viaje por vía aérea en jets privados o en avión privado es la que te ofrece, sin duda, el mayor confort.

La estancia u hospedaje en sus lujosos cruceros o, de aventura, en sus tiendas, es también una posibilidad.

Solo debes ir equipado para visitar el lugar más frío de la tierra y sensibilizado a tener los mayores cuidados para mantener intacto ese espacio vital para el planeta.



[1] La IAATO es una organización miembro fundada en 1991 para promover y promover la práctica de viajes seguros y ambientalmente responsables del sector privado a la Antártida