Pioneros de la aviación

Amelia Earhart, la primera mujer que voló a través del océano Atlántico y las teorías conspirativas sobre su desaparición.

 

Desde fotografías de las Islas Marshall hasta los restos de varias fogatas en la isla Nikumaroro, Kiribati, los hallazgos recientes comienzan a dar crédito a diversas teorías en boga sobre la desaparición de Amelia la pionera del aire estadounidense.

Amelia Mary Earhart (1897 – 1937) nació en Atchison, Kansas, y fue la segunda hija de Samuel Stanton Earhart y Amelia Otis. Siguiendo la tradición familiar, recibió los nombres de sus abuelas, Amelia Josephine Harres y Mary Wells Patton. Desde su niñez destacó por su inigualable espíritu de aventura, ya que siempre salía a explorar el vecindario, trepar árboles y cazar ratas con su hermana Grace. En 1908, cuando apenas tenía 10 años, vio por primera vez un aeroplano en la feria estatal de Iowa, porque su padre deseaba que ella y su hermana se interesaran en la aviación. Pero fue el 28 de diciembre de 1920, cuando sólo contaba con 23 años, que Earhart realizó su primer vuelo con el piloto Frank Hawks. Esta experiencia cambiaría totalmente su vida: “Cuando me elevé hasta los 60 o 90 metros de altura, supe que tenía que volar de ahora en adelante”. A partir de entonces, hizo todo lo posible por convertirse en piloto, incluso en contra de los deseos de varios miembros de su familia. Y, en efecto, se convirtió en la decimosexta mujer en recibir una licencia de piloto por la Federación Aeronáutica International (en francés, Féderation Aeronautique Internationale, FAI).

En las décadas de 1920 y 1930 la joven piloto Amelia Earhart impuso nuevos récords mundiales en un dominio que hasta la fecha parecía reservado exclusivamente para los hombres. En efecto, se convirtió en la primera mujer en fijar un nuevo récord mundial de velocidad, la primera mujer en atravesar el océano Atlántico en 1928 y la primera persona en volar sobre el Atlántico y el Pacífico. Posteriormente, Amelia comenzó a planificar un vuelo alrededor del mundo que estaba destinado a ser el trayecto más largo nunca antes realizado, puesto que se proponía circunvolar el globo siguiendo la línea ecuatorial (más de 46.500 km). La joven y su copiloto Fred Noonan partieron desde Miami el 1 de junio de 1937 a bordo de una aeronave Lockheed Electra 10E. Después de varias escalas en América del Sur, África, el Subcontinente indio y el Sudeste Asiático, llegaron a Lae, Nueva Guinea, el 29 de junio de ese mismo año. Desafortunadamente, el 2 de julio el avión  Electra que Amelia Earhart y Fred Noonan piloteaban desapareció en algún lugar cerca de la isla Howland en el océano Pacífico. Earhart fue oficialmente declarada muerta en 1939.

 

Fotos descubiertas recientemente  y restos de fogatas son los indicios que reavivan varias teorías conspirativas

Desde la desaparición de Amelia Earhart se han planteado diversas teorías conspirativas que tratan de descifrar el misterio sobre los últimos días de la piloto; por supuesto, unas resultan más fiables que otras. Por ejemplo, algunos investigadores sostienen que, debido a una serie de artefactos que se han encontrado en las islas del Pacífico, el avión que Amelia y Fred Noonan piloteaban se estrelló y ambos aviadores perecieron en el mar. Sin embargo, la fundación TIGHAR (The International Group for Historic Aircraft Recovery), dedicada a la arqueología aeronáutica, y la National Geographic Society consideran que puede ser cierta la teoría que señala que Earhart y Noonan no se estrellaron en el mar, sino que volaron sin señal de radio y aterrizaron forzosamente en la isla Nikumaroro (o isla Gardner, un arrecife del Pacífico), donde vivieron como náufragos hasta que murieron. Varias investigaciones e inspecciones in situ – que incluyeron perros forenses – han  conducido a los investigadores a localizar posibles signos de que hubo al menos un náufrago estadounidense. Estos indicios incluyen los restos de varias fogatas, varios utensilios de manufactura estadounidense como una navaja, piezas de maquillaje, un tirador de cremallera, una jarra de vidrio, y un panel de aluminio y una pieza de Plexiglás que parecen pertenecer a una aeronave Electra.

Teorías menos creíbles postulan que Earhart iba en una misión secreta a las Islas Marshall y que fue capturada por soldados japoneses. Fotos descubiertas recientemente en los Archivos Nacionales de Estados Unidos sugieren que una mujer y un hombre que parecieran ser Earhart y Noonan se encontraban en las Islas Marshall, lo que demostraría que ambos pilotos murieron bajo custodia militar japonesa en lugar de estrellarse en el Pacífico. No obstante, las autoridades japonesas siempre han negado rotundamente poseer registros de que Earhart y Noonan estuvieran prisioneros en alguna de sus prisiones o bases militares. En suma, si bien es cierto que Amelia Earhart nunca fue hallada (ni siquiera sus restos), diversos investigadores dicen poseer pruebas sobre la ubicación final de la piloto y su aeronave y dan crédito a las teorías conspirativas que hay en boga.

South American Jets.