Las aerolíneas latinoamericanas saben a lo que juegan

Estrategias de las aerolíneas latinoamericanas para competir con éxito en el escenario internacional.

En notas pasadas comentaba el impresionante auge que la aviación comercial en América Latina ha sostenido en los últimos veinte años. El volumen del tráfico aéreo y el número de viajeros crecen a un ritmo superior al promedio mundial, según cifras de la Organización Mundial de Turismo e informe Airbus Global Market Forecast (GMF), producido por Airbus (uno de los mayores fabricantes de aeronaves del mundo). En esta ocasión, me referiré a dos de las estrategias más acertadas que han trazado las aerolíneas regionales para competir con éxito en el escenario internacional.

A principios de los años noventa las compañías LAN, TACA y TAM sumaron esfuerzos para adquirir de forma conjunta 90 aeronaves Airbus, lo que constituyó una de las mayores compras en la región.  Evidentemente, la adquisición colectiva pudo garantizar precios más competitivos. Desde entonces, las aerolíneas latinoamericanas se han sometido a adquisiciones, reestructuraciones y fusiones estratégicas, trabajando en bloque, a fin de hacerse con cuotas de mercado de sus competidores extranjeros, particularmente en las rutas de larga distancia. Una prueba de esta nueva realidad es el hecho de que la flota de aviones se ha triplicado. Por ejemplo, tres de las aerolíneas fusionadas más importantes (Latam, Avianca y Copa Airlines) reúnen más de 600 aeronaves y 317 destinos.

La otra carta importante que juegan es el fortalecimiento de los vínculos y alianzas con grandes compañías norteamericanas y europeas para entrar en los espacios más competitivos. En este sentido, Avianca afina una posible alianza con Delta Airlines o United Continental para reducir la brecha con American Airlines a nivel continental. Asimismo, Aeroméxico mantiene un acuerdo de cooperación con Delta por más de 1.500 millones de dólares, bajo la misma visión que su similar colombiana. Finalmente, LAN, de Chile, y TAM, de Brasil, culminaron en 2015 su proceso de fusión para convertirse en la compañía más grande de la región. Sin lugar a dudas, las aerolíneas latinoamericanas apuntan a la expansión y toman medidas audaces para lograrlo con éxito.

Max Brog
CEO, South American Jets

Comments are closed.