Futuro de la Aviación Post-COVID19 y Su Relación con la Economía

En el año 2019, viajar en avión era algo accesible para el ciudadano promedio, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo – IATA (2020), la conectividad aérea se había duplicado desde 2001 y viajar en avión costaba menos de la mitad. El aporte de la industria aérea a la economía mundial era de USD 3,5 billones anuales, es decir, un 4,1% del PIB global, generando más de 87,7 millones de puestos de trabajo.

Sin embargo, en febrero del 2020, a raíz del COVID19, comenzaron a restringirse ciertos destinos y cierres perimetrales, principalmente en la región del Asia-Pacífico, donde iniciaron los efectos de la enfermedad, reduciendo la demanda en un 41%, así como, los asientos disponibles en un 28% (IATA, 2020).

Tras la declaración del COVID-19 como pandemia, en marzo del 2020, los gobiernos establecieron medidas cada vez más restrictivas con el objetivo de frenar la propagación del virus. Dichas medidas, necesarias, profundizaron la crisis y desencadenaron un impacto sin precedentes en la economía global y, por supuesto, en el sector aéreo.

La IATA (2020) estima que 2,7 millones de empleos se perdieron sólo en la industria de aerolíneas, pero si se toma en cuenta toda la industria de la aviación y a otros sectores relacionados, como el turismo, esta cifra asciende a 25 millones de empleos perdidos a causa de la pandemia.

Efectos de la pandemia sobre aeropuertos y vuelos comerciales.

Para el Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI), el resultado de la pandemia por coronavirus, ha sido la peor reducción del número de pasajeros en la historia de la industria de la aviación, según su reporte, el tráfico mundial de pasajeros disminuyó en un 94,4%. Igualmente indicó que, para el primer cuatrimestre del 2020, el tráfico global de pasajeros experimentó una caída general de un 41,8%, con una media variable de los últimos 12 meses, que a finales de abril, se ubicó en 11,3%. Lo cual coincide con la IATA, organismo que afirmó que “hubo algunas señales tempranas en abril de que era el punto más bajo de la crisis cuando la industria global había tocado fondo”.

Las restricciones y el miedo fueron reduciendo la demanda global de vuelos, por lo que las aerolíneas respondieron quitando la capacidad, eliminando frecuencias y cerrando rutas. Los mercados internacionales y nacionales mundiales registraron caídas en 98.9% y 90.7%, respectivamente. Todos los principales mercados regionales registraron caídas superiores al 95% en el tráfico de pasajeros, excepto Asia-Pacífico, donde el segmento doméstico comenzó a mostrar un signo frágil de recuperación, cuyo registro tuvo una disminución de 87,7%.

Los mercados nacionales de pasajeros también se vieron gravemente afectados por la crisis en curso. Norteamérica, el segundo mercado interno más grande del mundo, fue golpeado fuertemente con una pérdida de 95% de su volumen de tráfico. Por el contrario, el inicio de una recuperación en el mercado interno chino, así como en otros países como Australia, ayudó a Asia-Pacífico a registrar el descenso más bajo, pero aún muy significativo de 81,0% en abril 2020.

La pandemia también ha vetado numerosos planes de expansión de aeropuertos e infraestructuras logísticas aéreas, debido a que los flujos de pasajeros proyectados no se recuperarán en el mediano plazo. El sector de la industria aeroespacial, tanto de reparación y certificación de aeronaves, así como, para la construcción de partes y nuevos aparatos, también se ha visto afectado por la crisis, que ha hecho cancelar órdenes de compra de aeronaves ya en construcción.

Efecto del cierre de fronteras a la aviación y economía.

El cierre de fronteras se convirtió en una medida habitual, en consecuencia, el mercado de viajes internacionales fue más afectado que el doméstico. Las aerolíneas con operaciones sólidas en mercados domésticos más grandes y más conectados encontraron en sus rutas domésticas un alivio en medio de la crisis.

El caso de América Latina y el Caribe es aún más dramático, el número de pasajeros transportados en abril llegó a caer en la región un 96%, incluso por sobre el promedio global (94,5%). Hasta julio de 2020, esta situación provocó que las principales aerolíneas de la región hubieran perdido 69,1% de su valor de mercado (frente a un promedio global de 51,5%).

Esta situación ha llevado a las dos mayores aerolíneas de la región, Avianca y LATAM, a iniciar procesos de restructuración bajo el Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de los Estados Unidos. Lo mismo pasó a la mayor aerolínea mexicana, Aeroméxico. En Ecuador, se ha decidido liquidar la compañía Tame, al paso que aerolíneas han cerrado operaciones de sus subsidiarias en algunos países, como el caso de Avianca en Perú y LATAM en Argentina (CEPAL, 2020).

Los efectos sobre la industria aeronáutica, especialmente en el fabricante brasileño EMBRAER tampoco se han dejado esperar. Si bien los segmentos de aviación ejecutiva y de defensa, que representan parte importante de los negocios de EMBRAER, han sido menos impactados por la pandemia, la compañía ha reportado pérdidas netas de USD 537 millones en el primer semestre de 2020 (CEPAL, 2020).

En el caso de México, que participa de la cadena de valor de la industria aeroespacial, los efectos también han sido negativos. Sin embargo, la industria nacional ve posibilidades de recuperación en el mediano plazo de la mano del T-MEC y la relocalización de empresas de Asia a América como parte del fortalecimiento de las cadenas productivas y aquellas ligadas a componentes aeronáuticos (CEPAL, 2020).

El transporte aéreo de carga también ha experimentado una contracción significativa, con una reducción anual de 15,2% en marzo de 2020. Esa caída relativamente menos acentuada, en comparación con el transporte de pasajeros, viene dada por una demanda creciente y urgente por productos esenciales, como los insumos médicos y productos alimenticios.

Con respecto al impacto de la pandemia sobre el transporte, en el caso del aéreo, los primeros datos para el segundo semestre de 2020 muestran el inicio de una recuperación en algunos mercados, principalmente en las rutas domésticas de China y Estados Unidos y Europa. Las rutas internacionales, sin embargo, han mostrado más tiempo en recuperarse, dada la recesión económica en cada región, la continuidad de las restricciones de circulación y particularmente de la confianza de los viajeros.

De modo general, las perspectivas actuales para el sector son de una recuperación lenta pero progresiva, que estimamos que tomará solo tres años para restablecer los niveles previos a la pandemia. Asimismo, las empresas entrarán en esta nueva etapa con niveles significativamente más altos de deuda, siendo la deuda neta de las aerolíneas de US$ 550 mil millones para finales del 2020.

En América Latina y el Caribe, a su vez, las aerolíneas enfrentan el riesgo real de cesar sus operaciones o fortalecer el proceso de alianzas (como lo han hecho LATAM y Azul), lo que podría aumentar la concentración y generar una menor competencia, con efectos negativos sobre el precio final y la pérdida de conectividad con territorios periféricos e insulares (Weikert, 2020).

Medidas tomadas por la aviación privada para seguir operando durante la pandemia.

La aviación privada ha seguido operando durante la pandemia por COVID-19; para ello, se han implementado medidas de seguridad para evitar el riesgo de contagio en los pasajeros. De hecho, este tipo de servicio ha ido en alza, ya que ofrece a los viajeros la posibilidad de trasladarse al destino que necesita, sin tener que exponerse a las aglomeraciones habituales de los vuelos comerciales.
Entre otras, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) estableció a finales de enero, que todas las personas mayores a dos años deben presentar una prueba negativa de COVID-19 para poder ingresar al país, lo cual incluyó a todos los viajeros, sean extranjeros, residentes o estadounidenses. Medida que luego fue adoptada por un gran número de países, lo que permitió abrir sus fronteras para vuelos especiales, así como para vuelos privados.
Los pasajeros, en general, están buscando los servicios de las aerolíneas ejecutivas con el objetivo de viajar con una mayor sensación de seguridad, pese a que la aviación comercial ha buscado no ser un vector de contagios del COVID-19. En este sentido, las aerolíneas ejecutivas han tenido que implementar medidas regulatorias, donde se ha hecho necesario estandarizar el protocolo impuesto por las autoridades, para cuidar la higiene y salud, tanto de sus clientes, como de sus propias tripulaciones.

En su mayoría, las tripulaciones reciben pruebas semanales de detección del COVID-19 y van equipados con cubrebocas y guantes, así como el personal de rampa y de atención a clientes. Los aviones son asperjados diariamente y después de cada vuelo se sanitizan de nuevo.

La sanitización profunda implica centrarse especialmente en la limpieza de superficies y luego la desinfección. Para ello, generalmente utilizan una sustancia química ecológica aprobada para matar virus y gérmenes que además deja una capa protectora duradera contra la nueva contaminación. Así como el uso de protectores desechables para micrófonos, audífonos y demás implementos de uso personal.

Vuelos Privados, la industria que ayudo a muchas empresas y usuarios a movilizarse en la pandemia.

La aviación privada ha sido un eslabón importante para el mantenimiento y reactivación de la cadena productiva durante la pandemia, adicionando el capital emocional que suponen otros eventos de magnitud, como la repatriación de pasajeros varados a kilómetros de sus hogares, o bien, el traslado de ayuda humanitaria, tales como, medicinas o vacunas.

La experiencia de South American Jets y North American Jets, ha sido amplia en cuanto a los diferentes servicios solicitados. En el traslado de personas, se manejaron solicitudes individuales para quienes tenían los recursos para contratar vuelos chárter, así como, vuelos especiales de repatriaciones, a través de vuelos especiales para embajadas de El Salvador y Argentina. En menor proporción, pero igual hubo solicitudes de aeroambulancias, para el traslado de pacientes de COVID-19, ya que se encontraban en ciudades con poco acceso a la atención médica.

Desde el punto de vista deportivo, ligas nacionales, regionales o mundiales, continuaron actividades, por lo que hubo múltiples requerimientos de traslado de equipos deportivos completos. Tales como el traslado de los jugadores del equipo de la selección de Perú para las eliminatorias del mundial de Qatar, o bien, el traslado del equipo de Atletismo de Argentina para los juegos clasificatorios de las Olimpíadas, quienes les habían cancelado el viaje en vuelo comercial y el influencer Santi Maratea recaudó el dinero para el alquiler de la aeronave y lograr el traslado de los atletas. De igual modo, hubo traslados de jugadores de fútbol, quienes contrataron servicios de manera individual para alcanzar sus concentraciones deportivas o viajar de vuelta a sus hogares.

En cuanto a la reactivación de las industrias y la economía, hubo varios requerimientos importantes para nuestras empresas South American Jets y North American Jets, en particular, el servicio de carga, con el cual se logró el abastecimiento de productos claves para activar cadenas de producción, así como también el traslado de medicinas. Otros requerimientos importantes fueron para el transporte de personal de algunas empresas pesquera argentinas, hacia las zonas costera y de esta manera, reiniciar las actividades de dichas industrias.

Nuevas medidas para la reapertura de aeropuertos y fronteras.

El Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI) ha planteado medidas económicas para proteger a más de 6,1 millones de personas que trabajan en aeropuertos de todo el mundo, una cifra que representa el 60% de todo el empleo en el sector de la aviación y que. adicionalmente, podrá brindarle mayor estabilidad.

La decisión de un gran número de países de abrir la entrada, a todos aquellos viajeros que estén vacunados completamente, fue recibida como un excelente augurio de que se ha encontrado el camino a la recuperación de la industria aérea. Sin embargo, aún se hace necesario estandarizar aquellos casos de pasajeros que no han tenido acceso a la vacuna en sus países. Una posibilidad es que puedan vacunarse directamente, a su llegada, en los países que lo ofrecen. Por otra parte, los aeropuertos podrían tener módulos de test rápido, con lo que podrían verificar resultados negativos in situ.

Estas medidas agilizarían el ingreso de viajeros a diversos países y permitiría que el tráfico se vaya estabilizando, indispensable para asegurar la recuperación del sector y reactivar la economía.

La industria aérea comprometida en ayudar a la recuperación económica.

La Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Seguridad, Aeronáutica y Espacio (TEDAE. 2021) afirma que la crisis provocada por la pandemia no es coyuntural, ya que los cambios causados por la misma avocan a la industria a un nuevo modelo empresarial. Las empresas deben adaptarse, no solo a una importante reducción del tamaño del mercado, sino también a los profundos cambios producidos por el teletrabajo, el desarrollo tecnológico y la sostenibilidad medioambiental, factores que, sin duda, afectarán a la forma de viajar.

Sin embargo, la industria de la aviación debe considerarse un sector esencial para el impulso de la recuperación económica, convirtiéndose en palanca para la transformación de un nuevo modelo económico.

Los viajes internacionales serán fundamentales para ayudar a revertir el devastador impacto económico que las múltiples restricciones gubernamentales generaron hacia la economía, en especial a la industria de los viajes y el turismo. En este sentido, es importante fomentar nuevos destinos a fin de aumentar la diversificación del sector, así como también, su sostenibilidad social y ambiental.

Las estrategias de comercialización internacional deberían dirigirse a los grupos que tienen más probabilidades de viajar en primer lugar, como los viajeros de lujo y de negocios, que pueden adoptar medidas de distanciamiento físico con mayor facilidad y tienden a favorecer los lugares menos concurridos (CEPAL, 2020)

Los Gobiernos de la región deberían intensificar la colaboración para mantener las redes de transporte transfronterizas lo más abiertas posible, prestando especial atención para facilitar el tránsito para la industria manufacturera, en el traslado de insumos. No menos importante en el sector educativo, en el reinicio de las actividades en las instituciones educativas, así como en los intercambios estudiantiles.

Igualmente, puede mencionarse el sector de espectáculos y deportes, el cual juega un papel importante como promotor de la integración social y el desarrollo económico en diferentes contextos geográficos, culturales y políticos. Es una herramienta poderosa para fortalecer los lazos y relaciones sociales, y para promover los ideales de paz, fraternidad, solidaridad, tolerancia y justicia.

Un futuro prometedor y grandes lecciones aprendidas.

Dentro de las premisas a pautar el futuro de la aviación, incluyen la creación de espacios seguros, la virtualización de trámites para minimizar los tiempos de tránsito en los aeropuertos y servicios personalizados que mejoren la experiencia a bordo del viajero.
Dentro de las prioridades del sector se encuentra la construcción de un espacio seguro para los usuarios, para recuperar la confianza de los viajeros. Los pasaportes sanitarios son un requisito común global y estandarizado y se han implantado innovadoras técnicas de limpieza, basadas en soluciones altamente eficaces como la desinfección por luz ultravioleta (UV) o la esterilización por ozono.

Los aeropuertos están experimentando una rápida evolución para adaptarse a las necesidades del pasajero y el desarrollo tecnológico del sector. Sigue utilizándose el control de aforos, en algunos casos es llevado a cabo a través de técnicas como la detección de flujo de personas, la sensorización de espacios y el control por vídeo. En un futuro cercano, reconocimiento facial y de retina en lugar de documentos identificativos y escáneres corporales moleculares facilitarán los controles de seguridad reduciendo el tiempo de embarque.

De igual modo, resulta un gran avance el medicamento antiviral oral para la covid-19, Molnupiravir, desarrollada por Merck, o el Paxlovid, anunciado posteriormente por Pfizer. La píldora ataca la enzima que utiliza el virus para replicarse, esta acción prevendría su multiplicación, manteniendo baja la carga viral y reduciendo la gravedad de la enfermedad. Por lo que ante un resultado positivo, o una exposición comprobada, podría incorporarse la píldora dentro de los protocolos de primeros auxilios en los terminales aéreos, a fin de prevenir que la enfermedad evolucione a un estado más grave.

Las digitalizaciones de los trámites ayudan a simplificar las operaciones y brindar un servicio más completo a los usuarios, desde el momento en el que reservan el viaje hasta la llegada su destino. Las gestiones en línea, la virtualización de trámites y la automatización de procesos ha permitido acelerar el flujo de pasajeros en momentos de gran congestión en los aeropuertos y ha mejorado notablemente la eficiencia de las operaciones.

La experiencia a bordo, también supone una atención personalizada, que va desde lo más general, como la infraestructura que atenúa los ruidos generados durante el trayecto, los sistemas de entretenimiento de los aviones, gestionados a través de los teléfonos inteligentes. Así como la tendencia WIFI a bordo, con conexión durante todo el viaje son algunos de los servicios que ya han sido implantados.

Uno de los mayores aprendizajes en la industria de la aviación ha sido la adaptación y el fortalecimiento de la capacidad resolutiva ante las enfermedades contagiosas, tanto para frenar el esparcimiento, como para ajustar la operatividad en las instalaciones.

Aunque en último lugar, no es menos importante, un futuro sostenible respecto al acuerdo de reducción de emisiones de la industria de la aviación. Por lo que el compromiso de los profesionales del sector es firme: resolver las dificultades del sector para reducir y eliminar sus emisiones de CO2 mediante innovaciones permanentes en cuanto a diseño, propulsión, procedimientos operacionales y combustibles para iniciar un crecimiento neutro en carbono. Solo en la utilización de combustibles de aviación sostenibles permitirían a la industria alcanzar una considerable reducción de sus emisiones, por encima del 50%.

Líderes en aviación privada

South American Jets, para Latinoamérica y North American Jets, para los Estados Unidos, han sido baluartes de la aviación privada durante la pandemia por COVID 19, manteniendo las fronteras abiertas para aquellos que han tenido la necesidad inminente de viajar, ya sea para el retorno a sus hogares o por negocios, dinamizando diferentes sectores de la industria, tales como la manufacturera, deportiva y de alimentos.

Por supuesto, nos hemos tomado muy en serio las medidas que garantizan la integridad física, la salud y el resguardo del patrimonio de nuestros usuarios. Contamos con el aval del líder en auditoría de seguridad aérea Wyvern y pertenecemos a las principales asociaciones de aviación ejecutiva en América, Europa (incluyendo al Reino Unido) y Asia. Tales como la Asociación Nacional de Aviación Comercial (National Business Aviation Association o NBAA), La Asociación Europea de Aviación Comercial (EBAA) y Asociación de Vuelos Privados del Reino Unido (The Air Charter Association/UK – ACA). Lo que nos ha consolidado como uno de los más grandes operadores aéreos privados de la región.

Puede conocer mas de nosotros a través de nuestro sitio en línea o website www.southjets.com, así como, www.northjets.com para los Estados Unidos y norte de América.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x